Worldsport

Detenidos en el tiempo

Published 4:15 PM ET, Thu October 30, 2014
Share
philip blacker flanders mudphilip blacker flanders mud
1 of 11
La evocadora estatua 'Flanders Mud' de Philip Blacker, fue inspirada por los caballos pesados ​​que tiraban las cureñas durante la Primera Guerra Mundial. Philip Blacker
Blacker, un exjinete, optó por esculpir luego de dejar de montar. Su última exposición es una serie de desgarradores frisos de la Primera Guerra Mundial. Philip Blacker
Un friso de Warrior, conocido como el "caballo que los alemanes no pudieron matar", montado para ir a la batalla por el capitán Jack Seely en Moreuil Ridge, Francia, durante la Primera Guerra Mundial. Philip Blacker
Una pareja se despide, inspirada en las palabras de Samantha Kelly: "Quería rogarte que te quedaras, en lugar de ello alisé mi delantal y vi cómo te alejabas". Philip Blacker
"Los caballos le mostraron poderes más nobles; Oh, ojos pacientes, corazones valientes", escribió el soldado de la Primera Guerra Mundial, Julian Grenfell, en su poema 'Into Battle', inspiración de este trabajo, antes de su muerte en 1915. Philip Blacker
Este extracto está tomado de la letra de 'Rosas de Picardía' por Frederick Weatherly, quien también escribió la letra de 'Danny Boy'. Rich Phillips/CNN
Durante su carrera como jinete, Blacker sufrió cuatro fracturas de muñecas, una fractura de fémur y todo tipo de contusiones cerebrales. Philip Blacker
Entre las primeras obras más emblemáticas de Blacker está la estatua de Red Rum en Aintree, Reino Unido; un caballo que ha conocido bien en sus dos carreras. Sampson Lloyd
Blacker ha sido objeto de trabajos de otros artistas. Esta pintura es de Marcus Hodge. Marcus Hodge/Philip Blacker
La creación de tamaño real más reciente de Blacker es Dunaden, el caballo ganador de la Copa Melbourne en 2011, en el hipódromo de Newmarket. Philip Blacker
Blacker lamenta una cosa de su carrera como jinete: nunca ganó el Grand National de Gran Bretaña, la carrera de salto más importante de Europa. Estuvo entre los primeros cuatro lugares en tres ocasiones. Philip Blacker